El reflejo múltiple de la mirada

Al Rey de la montaña me lo imagino como un conglomerado de raíces gruesas y enroscadas, entre enormes rocas quebradas.  Y el rey no es las raíces sino más bien el vacío que estas delinean, que resalta la invisibilidad del monarca. La hija del Rey tiene las uñas de los pies relucientes y la pielSigue leyendo «El reflejo múltiple de la mirada»